martes, 18 de marzo de 2008

Entrevistas de ocio

Hola,

La otra noche fui conducido por amistades sin especificar a un garito nocturno de cierto nivel de pijerío. El bar en cuestión tenía un aspecto tan exclusivo que, la verdad, me sorprendió un poco cuando los seguratas elegantemente vestidos se hicieron a un lado cortésmente para dejarme entrar.

Evidentemente fue la compañía de la que me había rodeado, gentes de un nivel social y moral varios estratos superior al mío, lo que me permitió atravesar las puertas del local; y al llegar a esta conclusión me sentí tremendamente preocupado. No, no penséis mal; no me atribulaba el hecho de que en cualquier momento algún fornido miembro del personal de seguridad me arrancase rápida y violentamente del lado de mis compañeros para arrojarme sin contemplaciones al arroyo.
Soy un tipo entregado, que vive por y para los demás. Lo que me tenía en un sin vivir es que mi presencia allí pudiese perjudicar de algún modo el negocio que los honestos (9 euros la copa) y esforzados dueños del bar estaban tratando de sacar adelante. Por el mero hecho de estar yo allí, la exclusividad del local descendía varios grados hasta situarse a la par con la de un Burger King de un barrio en el que prolifere el tráfico de drogas.

Ésto me indujo a pensar, uno de mis más feos vicios, que sería una buena idea que este tipo de locales obligasen al público a pasar una entrevista de rrhh previa entrada.

Es decir, puede que con una pequeña dinámica de grupo se detectase a áquellos que en realidad no harían otra cosa que estropear el selecto ambiente que el empresario hostelero ha sufrido tanto para poder llegar a crear. Además, una entrevista personalizada daría pistas sobre la compatibilidad del entrevistado con los que ya están dentro del local y, de paso, daría una idea más aproximada de sus verdaderas intenciones.
Nadie quiere dejar pasar a alguien que viene a tu garito a aprender a ser "cool" para luego irse a otro sitio con más experiencia siendo guay aumentando así el nivel del segundo garito, de forma que aparezca en un lugar más destacado en la Guía del Ocio.

Más psicólogos en las puertas de las discotecas y menos armarios de tres cuerpos con la cara llena de cicatrices: "Y si te dejamos entrar, ¿qué crees que puedes aportar a nuestro bar?" o "Por lo que cuentas, te gusta el heavy... ¿por qué quieres cambiar de estilo?" y el clásico del mañana "Verás, creemos que quieres entrar para ligar con alguna chica y, en este garito, no vemos bien las relaciones personales, creemos que estropean el ambiente. Lo lamentamos."

El futuro señoras y señores.

1 comentario:

Su. dijo...

Sip, deberían hacer entrevistas también para algunos restaurantes, que no todo el mundo pose facultades para zamparse un helado relleno de tarta, o similar

Resultado encuestas



Conclusiones anteriores:
- no podríamos trabajar sin internet, y uno de nuestros lectores es un router...
- todo el mundo miente...
- nadie da ni chapa
- el 11.11% de la población es celíaca y que otro 11% no ha probado las croquetas...
- Epi es un plátano y el 25% de los lectores no tenían tele de pequeños
- Los ciegos navegan por internet a base de golpes y son unos cyberludópatas.
- Sakozy se pone hasta las patas