miércoles, 19 de marzo de 2008

El gran misterio parisino...

Unos amigos de unos amigos fueron agraciados hace unas semanas con un viaje a Paris de 3 días (4 noches) o al revés, dependiendo de la hora. Ellos (llamemosles IndividuosA+B), que han salido poco, se marcharon bastante atemorizados, ya que las referencias que llevaban del país amigo, no eran muy buenas. En su cabeza no había más que imágenes de franceses volcando camiones de fruta a cascoporro.

Como individuos previsores, cargaron su maleta de zumos de vitaminas, no fuera que en aquel país no encontraran más que fruta de cera, al ser la fruta de naturaleza blanda y no soportar los golpes *franceses* contra el duro suelo.

Y pa ya que fueron. Como el premio lo ganaron en una radio local, los lujos eran justitos, justitos. Tanto era así que volaban en una compañía Low Cost (no daremos datos comprometedores, pero empieza por R y terminapor Air), que no tenía por qué defraudar al personal, pero que lo hizo.

LLamándoles al *abordaje*a la hora exacta, ya les parecía oler a crepé recien planchado, cuando empezó el baile. El caballero auxiliar de vuelo informó amablemente de unos 10 minutillos de retraso, el café con porras del capitán,pensaron los individuos A+B. Pero detrás de esos diez minutos vinieron otros 10 y otros 10... - Ya son demasiadas porras!! - , exclamaba la Individua A, mira que le van a sentar mal. Pero nada, esperar y esperar. Cuando llevaban unas 2 horas esperando apareció un caballero uniformado para la ocasión e identificado como *el ingeniero*. Su chaleco fluorescente le dotaba de cierto estilo, lástima que llevara unas barbas de mierda.

El personaje en cuestión, perdón, *el ingeniero*, le explicaba amablemente entre sollozos al auxiliar de vuelo los problemasque le acontecían. El auxiliar de vuelo, que también pensaba que el capitán se estaba dando un atracón de porras, se quedó boquiabierto al oir semejante explicación. - Claro, es que es mi segundo día, y han cometido el error de ponerme con uno que empezaba hoy, y claro, hemos malinterpretado una señal, y ya sabes, to el lío montao. -
En fin, el auxiliar abrió el microfonito, ese pequeño que llevan, que hace que no se entienda nada, para comunicar a los impacientes abordadores que había un problema informático y que estaban actualizando el avión. Pero que éste, el muy pillo, no hacía más que reiniciarseasí que fueran pacientes, que en alguna de estas arrancaba y se iban a hincharse de crepés.

Los abordantes, que tienen windows Xp en casa, entendieron el problema perfectamente y cual crías de León a las que se les echa un chuletón, comentaban sus problemas con las cookies y demás. Los individuosA+B, mucho más tranquilos, ya que sus mayores temores habían quedado despejados, ya no tenían que preocuparse por el colesterol del capitán, ni de que el avión estuviera lleno de franceses en busca de fruta que volcar. Siguieron esperando hasta que por fin enbarcaron. Iban tarde, pero daba igual, son gente preparada para todo tipo de infortunios.


Y a Paris que llegaron. Allí se encontraron con lluvia, viento, mucho frío y una ciudad muy bonita. Contra todo pronóstico en París hay multitud de tiendas donde venden fruta y ésta no es de cera, es como la de aquí!!. Pero ¿cómo harían los señores tenderos para evitar que otros franceses (París está lleno) les tiraran la fruta a la carretera? - Ah, gran misterio. -


Entre frutería y frutería, paseando por una callecita por la que hacía un aire del carajo (cuando el grajo vuela bajo), observaron unas sillas/mesas extremadamente ligeras que no se despegaban del suelo. Magia!! pensaron, pero fijandose un poco más y limpiandose la mugre de las gafas vieron como éstas estaban ATORNILLADAS AL SUELO. Qué gran idea, pensaron,esto no se le ocurre a un español ni en el Leroy Merlin. Pero si estos franceses son tan listos como para atornillar sillas...repámpanos, ya sabemos como hacen para mantener la fruta en los puestos y evitar así que los propios franceses arrojen su fruta a la calzada!!!.


Y me llamaron emocionados, pagando 5€ el minuto (1 café aprox) para comentarme que se sentian realizados como personas y que se habían re-encontrado con su yo (no conmigo, sino con ellos) en aquel preciso momento.

2 comentarios:

Ja dijo...

¿Tus amigos no te comentaron nada sobre el desagradable olor corporal francés?

Por otra parte, dile a tus amigos que tengo cierto material radioactivo que agradecería que me llevaran en el próximo viaje.

Su. dijo...

tomo nota, :p
Mis amigos estarán encantados de volver a Francia, si les financias un par de cafés....
Piénsatelo, que para tomarte un café con leche te comprueban el saldo de la cuenta corriente...

Resultado encuestas



Conclusiones anteriores:
- no podríamos trabajar sin internet, y uno de nuestros lectores es un router...
- todo el mundo miente...
- nadie da ni chapa
- el 11.11% de la población es celíaca y que otro 11% no ha probado las croquetas...
- Epi es un plátano y el 25% de los lectores no tenían tele de pequeños
- Los ciegos navegan por internet a base de golpes y son unos cyberludópatas.
- Sakozy se pone hasta las patas