viernes, 29 de febrero de 2008

Sección cocinillas: Pastel típico del pueblo tomatil


Los tomatiles, son un pueblo de brochetas compuestas de cuerpo de tomate, jamón serrano y piña, y cabeza de queso de burgos. De orígen nómada, éste pueblo guerrero está acostumbrado a defender lo suyo y lo que no es suyo, si hay que invadir, invaden, que la vida está mu malita.


Cada 29 de febrero, todos los tomatiles se reunen para honrar a sus antepasados y dar gracias a los que consiguieron sacarles de su existencia ignominiosa. Tras varios años de papeleo y sobornos, el pueblo tomatil, considerado minoría étnica en Burgos capital, consiguió la concesión de una isla de protección oficial, para su uso y disfrute vitalicio. Con esto, los burgalenses acabaron con los disturbios que estaba asolando las cosechas de morcillas, y los tomatiles consiguieron la paz emocional que tanto ansiaban.

Con motivo de la celebración, rompían la hucha-morcilla (forma de morcilla en honor a su tierra natal, Burgo de Arias) y fabricaban un pastel gigante que ofrecían a las autoridades Malagueñas (que algo tenían que ver con la concesión inmobiliaria) y junto con el pastel, eran sacrificados los tomatiles a punto de caducar, así evitaban los desagradables olores del tomate pocho, que tanto desagrada a personas y personajes...

Ingredientes del pastel tomatil:

  • Salmón ahumado (recomendablemente no caducado)
  • Atún de lata
  • Lechuga (sin bichitos, que amargan)
  • Cebolla en cantidades industriales
  • Mahonesa (ligeresa, por aquello de los kilitos)
  • Pan de leche
La preparación requiere varios días tomatiles, que vienen a ser unos 20 minutos humanos. Aunque eso sí, con un par de horas (humanas) de antelación a servirlo, si queremos que no se descuajeringue.

Preparación:

1. Cubrir un molde de pastel con el salmón. La idea es que el salmón cubra el pastel, así que tendrá que sobresalir del molde para que quede *cerrado* por debajo.

2. Preparar el relleno:

  • Picar la lechuga (y los bichitos si los tuviera, aunque hemos advertido del amargor de los bichos de la lechuga)
  • Picar la cebolla
  • Abrir la lata de atún
  • Mezclar el atún, con la mahonesa, la lechuga y la cebolla.

Nota: cantidades al gusto, si eres muy cebófilo, no te cortes

3. For i=1 to se llene el molde hacer:

  • Capa de pan de leche
  • Capa de relleno

4. Cierra el pastel con el salmón que sobresale.

5. A la nevera!!! Con un par de horitas (humanas) es suficiente
6. Ummm, seguro que han pasao las dos horas? Mira que si queda churro se enfadan los tomatiles y te muerden los deditos de los pies.

7. Ale, des-enmolda y listo!!

3 comentarios:

Hey dijo...

Yummi yummi...

Además de delicioso, esa media piña le da pinta al plato de resitir un reentrada atmosférica.

Ja dijo...

Las "autoridades Malagueñas" aprueban este plato

ludovico dijo...

Uhmm, conocía la rivalidad de los tomates, la lechuga y las cebollas, estoy acostumbrado a verlos despedazados en las ensaladeras tras una cruenta batalla, pero de ahí a que los tomatiles se ensañen con la lechuga y las pobres cebollas y los junten con el peligroso atún de lidia (por eso viene en lata), eso son mayores. Estos tomatiles no tienen corazón, parece que sólo tengan piedras en lugar de órganos vitales. Deberían abolirse esta clase de rituales donde se sacrifican a tan nobles guerreros.

Nota: Seguro que es recomendable que el pan de leche sea en rebanadas que así quedarán más uniformes las zonas de combate y absorberán mejor la humedad de los cuerpos troceados.

Resultado encuestas



Conclusiones anteriores:
- no podríamos trabajar sin internet, y uno de nuestros lectores es un router...
- todo el mundo miente...
- nadie da ni chapa
- el 11.11% de la población es celíaca y que otro 11% no ha probado las croquetas...
- Epi es un plátano y el 25% de los lectores no tenían tele de pequeños
- Los ciegos navegan por internet a base de golpes y son unos cyberludópatas.
- Sakozy se pone hasta las patas